Jueves 20 de Febrero de 2020 | 7:33
El clima en Azul

 

Casa Posadas es un hogar de tránsito para familiares de pacientes

Emilia regresa a Azul después de tener 4 meses a su beba internada

Por InfoAzulDiario

Es mamá de Joaquina quien nació con Gastroquisis, un defecto de la pared abdominal. Mientras la beba estuvo internada 4 meses, Emilia se hospedó en la Casa Posadas.

¿Qué te pasó durante el embarazo?
Me estaba atendiendo en Azul con un obstetra particular, al quinto mes me hice una ecografía y no se dejaba ver el sexo, se veía confuso, luego me dijo que era una nena pero que la bebé tenía los intestinos hacia fuera. Joaquina fue una bebe buscada y me cuide en todo el embarazo. Cuando me diagnosticaron esta patología me quería matar, no le encontraba respuesta alguna. Con mi marido nos unimos más que nunca. Yo no soy la protagonista de esto, la protagonista es mi hija.
¿Cómo llegaste al Hospital Posadas?
Mi obstetra de cabecera me dijo que era un embarazo de alto riesgo, que era una malformación congénita. Me atendía una vez por semana por controles en el Hospital Materno Infantil “Argentina Diego” de Azul pero como no es de alta complejidad, me derivaron al Hospital Posadas.
¿Cada cuánto venias al Hospital?
Venía cada 15 días al Consultorio Prenatal, la médica me explicó que era una patología grave, que la bebé se podía morir antes de nacer, después o en el momento de la recuperación. Finalmente hubo que inducir el parto. Fui a cesárea y el 11 de noviembre nació mi gorda con 34 semanas, pesando 2, 020 kg.
¿Cuándo la operaron?
En el mismo momento que nació, la operaron. Mientras a mí me atendían por mi cesárea a mi lado operaban a mi beba. Mi bebe estaba en Neonatología, se acercó el cirujano nos dijo que estaba grave y corría riesgo su vida pero que había que esperar 48 horas. Estaba desconsolada. No pude ver a mi hija, no me la pudieron mostrar. Recuerdo que el médico me toco la frente y me dijo: “Va a estar todo bien”.
¿Cómo fueron esos días?
Cuando la vi estaba muy flaquita, no tenía una panza normal. Antes de entrar lloraba, porque no quería entrar y llorar delante de ella. Era todos los días tomar coraje y le pedí a mi marido que siempre entremos juntos.

Mientras tu beba estaba internada ¿Dónde te hospedabas?
Recuerdo que saliendo de Neonatología en las escaleras me encontré con las trabajadoras sociales de la Casa Posadas y me preguntaron sí me gustaría quedarme ahí, ese mismo día me instalé. Cuando entré quede alucinada, había calor de hogar. A la mañana siguiente me levanté, me preparé unos mates y no escuchaba las ambulancias, las camillas, el ruido de Neonatología. Puse música de mi celular y desde ahí nunca más lloré, me hizo bien salir del ámbito hospitalario.
Estabas conviviendo con mamás que estaban pasando por lo mismo que vos ¿Cómo era esa relación?
Nos hicimos amigas, creamos un vínculo hermoso con las otras mamás. Viví 4 meses en Casa Posadas. Entre todas nos conteníamos y también hacíamos a la noche guerras de almohadas, escuchábamos música, un poco para cortar con esto que era horrible. Pasó la huésped número 100 de la Casa y yo seguía acá. Encontré contención, hogar, la tranquilidad de poder acostarme y bañarme tranquila. Con todo el grupo que está en la Casa, tuve muy buena relación, les tengo mucho cariño.
¿Cómo es esta experiencia de estar lejos de todos los seres queridos y el sacrificio que implica?
Para mí no fue fácil pero no imposible, estaba focalizada en Joaquina. Me hice muy fuerte con todo esto. Mis Padres se sorprendieron por cómo le puse el pecho a la situación. Creo que soy una súper Mamá, soy como una especie de heroína. La medicina ayuda muchísimo pero el amor de una Madre a un Hijo sobrepasa todos los limites. Que vos le toques la mano a tu hijo y sepa que estás ahí, todos me decían Joaquina está grave y no va a salir y ella me agarraba la mano y me pestañeaba como diciendo que sí, que va a salir.
¿Cómo esta Joaquina ahora?
Mi bebé está re bien, se ríe, juega, se sienta. Busqué una manera de estimularla viendo todo por internet con el celular. Esta hermosa mi Gorda.
¿De dónde sacas fuerzas?
Yo le dije a Dios: si él la quería acá que no la haga sufrir, no para que yo no sufra sino para que no sufra ella. Siempre creí en tres cosas: en ella, en Dios y en la medicina.
Luego del alta, los controles van a ser esporádicos en el Hospital y los controles con su Pediatra en Azul.
 

Publicación: 30/03/2017 a las 11:16 - Última actualización: 03/04/2017 a las 00:23

 

Imágenes

Ranking de noticias

Encuesta

Conoce la actividad política de María Soledad Dibetto Gil?

 

Para comunicarse con nosotros: redaccion@infoazuldiario.com.ar - © Copyright 2003-2009 InfoAzulDiario - Todos los derechos reservados.

Diseño: MCF Estudios