Sábado 29 de Febrero de 2020 | 2:57
El clima en Azul

 

Balance de la danza y el teatro en el Cervantino

Sobre la pasión teatral del público azuleño

Por Jorge Dubatti

Entre el domingo 8 y el sábado 14 de noviembre se presentaron en Azul los siete espectáculos de los que realizamos curaduría junto a la crítica azuleña Grissy Santomauro. Creemos que el balance es positivo, de acuerdo a los comentarios de boca de los espectadores, que recibimos en los teatros, en la calle, en los bares y hasta caminando en el parque y el balneario.

Diversidad de estilos, excelencia en la calidad artística y anclaje en los imaginarios populares fueron las líneas tenidas en cuenta para armar la programación de danza y teatro de este año. Y lo más gratificante fue que el público azuleño, ávido y abierto, culto y amante del lenguaje teatral (como también lo demuestra en el Festival Otoño Azul), acompañó caudalosamente las propuestas teatrales, así como la iniciativa de la Escuela de Espectadores, tanto en el Teatro Español como en La Salita. Uno de los momentos más apreciados por lo espectadores fue "Tangos, boleros y mambos", el hermoso espectáculo de danza-teatro de Ana María Stekelman y su grupo Tangokinesis, que el público aplaudió de pie en el Español. Stekelman estaba tan contenta cuando salió a saludar que se puso a bailar al ritmo de un mambo -es una gran bailarina, pero hace mucho que se limita a las presentaciones como coreógrafa-. En el marco de la Escuela de Espectadores prometió traer para el próximo cervantino (si la invitan, cómo no!!!) un espectáculo en el que mezcla música de Beethoven y tangos de la Guardia Vieja. Si algo fascinó al público azuleño fue el trabajo de Stekelman con las fusiones de formas de lo popular y lo culto, lo ancestral y lo contemporáneo, lo masculino y lo femenino. En La Salita repleta se presentaron dos unipersonales de universos diferentes. El primero fue "Harina", de Román Podolsky, interpretado por Carolina Tejeda (quien obtuvo con este trabajo un Premio como Mejor Actriz en Nueva York). "Harina" apuesta al minimalismo, a la economía absoluta de recursos, para contar el impacto en la gente del cierre de los ramales del ferrocarril. Mientras amasa pan, el personaje de Rosalía hace que el espectador perciba el silencio y sienta el vacío que dejan en los pueblos de provincia las vías muertas. El otro unipersonal fue "Quien lo probó lo sabe", sobre la vida y la obra de Lope de Vega, con dramaturgia y dirección de Mariano Moro. El actor Mariano Mazzei recibió merecidamente una ovación por su magnífico trabajo en el que despliega una dicción impecable de los textos del Siglo de Oro, entrenamiento físico y la potencia de una gran presencia escénica. El público azuleño coincidió en que la maestría actoral de Mazzei es heredera de los estupendos trabajos de José María Vilches, el mítico "Bululú". Más de una azuleña quedó prendada por los ojos de Mazzei, según se escuchó más de una vez. El miércoles fue el turno de Mauricio Kartun, dramaturgo y director de "Ala de criados". Esta fue la primera visita teatral de Kartun a Azul, un hito histórico para la escena local si se piensa que Kartun es uno de los más grandes maestros de la escena mundial en lengua hispana. La gran piedra diseñada por Graciela Galán ocupó el escenario del Español para contar la historia de Tatana, sus primos Guerra y el triste final del "cuentapropista" Pedro Testa. En la Escuela de Espectadores el público azuleño dialogó con Kartun sobre los alcances políticos de la metáfora de "Ala de criados". Muchos espectadores subieron luego al escenario para ver cómo estaba hecha la piedra y para saludar a Kartun personalmente. Otro momento muy aplaudido fue el protagonizado por Juan Pablo Geretto con “Como quien oye llover”. El público azuleño acompañó todo el espectáculo con risas, aplausos a telón abierto y con una animada participación, en la que sobresalieron los diálogos de las espectadoras interpeladas por Ana María y su perrito y por supuesto la espectadora que se dejó acunar sobre el escenario por Geretto transformado en “el Hombre-Madre”. Se dice que la costumbre ya cundió en Azul y ahora todo el mundo acuna a sus seres queridos como una manera de mimarlos. Finalmente, llegaron al escenario del Teatro Español “Gatomaquia” del uruguayo Héctor Manuel Vidal y “María Elena” de La Galera Encantada. Con respecto al espectáculo uruguayo, representante del nuevo teatro posmoderno, muchos espectadores coincidieron: “No entendimos nada, y nos vino muy bien escuchar el diálogo con los actores en la Escuela de Espectadores”. Representante de las nuevas tendencias en el teatro mundial, “Gatomaquia” fue programado para “ampliar el paladar” de los azuleños en términos de un teatro de experimentación e innovación, hoy aplaudido en Europa y Estados Unidos. “Gatomaquia” es la crema de lo nuevo. En fin, fue una semana de enorme felicidad teatral, que ojalá deje en los espectadores azuleños una memoria entrañable. Los curadores, muy agradecidos.

Publicación: 15/11/2009 a las 22:43 - Última actualización: 18/11/2009 a las 02:52

 

Ranking de noticias

Encuesta

Conoce la actividad política de María Soledad Dibetto Gil?

 

Para comunicarse con nosotros: redaccion@infoazuldiario.com.ar - © Copyright 2003-2009 InfoAzulDiario - Todos los derechos reservados.

Diseño: MCF Estudios