Lunes 20 de Mayo de 2019 | 7:38
El clima en Azul

 

Facultad de Agronomía

La Rosa de Jericó, verdadera y falsa

La rosa de Jericó está de moda, se compra o se regala porque se dice que trae buena suerte y que tiene propiedades mágicas, pero en realidad se comercializa como tal una falsa rosa de Jericó, especie que no tiene nada que ver con la verdadera que por otro lado es muy difícil de conseguir.

La Verdadera rosa de Jericó
La Verdadera Rosa de Jericó o de Ariha (Jericó en árabe) no es rosa ni es de Jericó (ciudad de Cisjordania, Palestina), es una especie completamente diferente de las bellas flores que conocemos como rosas, por otro lado no crece naturalmente en Jericó. Esta ciudad entre 2000 a 3000 años antes de Cristo gozaba de gran esplendor extendiéndose el rumor que tal bonanza se debía a la abundante presencia de esta planta que los ricos comerciantes adquirían en lugares lejanos y a elevados precios, convencidos de que se trataba de un poderoso amuleto para bendecir sus casas y hacer prosperar sus negocios, cosa que ocurrió por lo que la planta adoptó el nombre de la ciudad que con tanto interés la acogió.

La planta brota de una semilla durante el corto período de la estación lluviosa; una vez que todo el agua en el suelo arenoso en los que vive se ha evaporado, la planta se marchita y muere y sus tallos se enroscan hacia adentro formando una bola de madera apretada que mide de 4 a 10 cm de diámetro en cuyo interior se encuentran los frutos; permanecen cerradas y secas; cuando vuelve la lluvia los tejidos secos son extremadamente elásticos y pueden volver a su forma y posición normal una vez hidratados, razón por la cual los cristianos la llaman planta de la resurrección como símbolo de la resurrección de Jesús de Nazaret. El proceso de secado y reverdecer es completamente reversible y se puede repetir muchas veces.

La especie pertenece a la Familia Brasicáceas o Crucíferas, su nombre latino Anastatica hierochuntica (Anastatica del griego anastasis = resurrección, hierochuntica del griego hiero = sagrado). Otros nombres comunes: planta dinosaurio, flor de María, mano de María, planta rodadora palestina, rueda.
Origen geográfico: desiertos de Arabia e inmediaciones del Mar Rojo, también Egipto y Palestina.

Descripción
Planta anual (significa que el período de crecimiento de cualquier individuo es muy corto), de reducido tamaño, no suele superar los 15 centímetros de altura. Hojas: simples, alternas, de color verde, enteras o con dientes en el borde. Flores: pequeñas, blancas, dispuestas en racimos terminales. Fruto: pequeño, en forma de cuchara, con 2-4 semillas duras que pueden permanecer latentes durante muchos años.
Multiplicación: por semillas.
Dispersión: al hidratarse despliega sus tallos y expone sus frutos, cuando una gota de lluvia los golpea, catapulta la semilla; si las lluvias son ligeras, las semillas se agrupan cerca de la planta madre pero si son fuertes, pueden viajar lejos, razón por la cual la especie crece en los wadis (canales secos que concentran el agua durante los períodos de lluvia). Ocasionalmente, las marañas enrolladas de estas plantas se desprenden de la arena y, empujadas por el viento, comenzarán a moverse como pequeñas plantas rodadoras.

Curiosidades
Desde tiempos remotos se utilizaba como elemento pronosticador del clima, ya que al ser un vegetal higrómetro, el sabio pronosticaba con acierto; en tiempo seco la planta permanece completamente cerrada, en tiempo húmedo se abre con lentitud; si amenaza lluvia se abre con más rapidez según sea la proximidad de descarga de las nubes.

Es una especie citada en la Biblia, Antiguo Testamento, Libro Eclesiástico Capítulo 24 – versículo 14. “Crecí como palmera en En-gadí y cual brote de rosa en Jericó; como magnifico olivo en la llanura, y crecí como el plátano, me elevé hacia lo alto”.

La leyenda de la rosa de Jericó y el niño Jesús

Cuando María y José huyeron de la ciudad de Belén con el niño Jesús para evadir su asesinato por Herodes y estaban cruzando las llanuras de Jericó, María se bajó del burro en la que estaba montada y al tocar el suelo una rosa de Jericó brotó para saludar al niño Jesús. Posteriormente y durante la vida de Jesús esta planta siguió floreciendo, pero tras su muerte todas se secaron. Tres días después, junto con la resurrección de Cristo las rosas de Jericó también lo hicieron.
Hay otra leyenda que dice que mientras Jesús oraba por el desierto una rosa de Jericó lo seguía empujada por el viento y parándose a sus pies; al amanecer la humedad se transformaba en gotas de rocío que se acumulaban entre las ramas de la rosa de Jericó, y Jesús utilizaba estas gotas de agua para calmar su sed.

La falsa rosa de Jericó
La Falsa Rosa de Jericó es también llamada doradilla, flor de piedra, flor de peña; es una especie que integra un grupo afín a los helechos propiamente dichos; pertenece a la Familia Selagineláceas; su nombre latino Selaginella lepidophylla (Selaginella, diminutivo de Selago, nombre antiguo de las especies, lepidophylla, de hojas agradables).
Origen geográfico: desierto de Chihuahua (América del Norte); en Estados Unidos se encuentra en el centro del Estado de Nuevo México, Texas y Arizona; en México en los Estados de Chihuahua, Coahuila y Sonora.
Descripción
Planta pequeña de unos 5 cm y con aspecto de musgo, se desarrolla pegada al sustrato rocoso, tiene apariencia de roseta sin tallo. Hojas: simples, pequeñas (llamadas micrófilos), laterales y axilares de distinta forma, con márgenes finamente aserrados, al secarse se enrollan, se vuelven coriáceas y forman bolas de color castaño amarillento. Flores y fruto: no tiene, se reproduce por esporas contenidas en esporangios ubicados en las axilas de las pequeñas hojas.

Curiosidades:
La falsa rosa de Jericó es una de las 135 plantas reviviscentes (o de la resurrección), pueden sufrir una desecación extrema sin morir y al disponer de agua reanudan las funciones normales, según la científica sudafricana Jill Farrant pueden perder 95% de su agua y permanecer en estado seco, con apariencia de muertas, durante períodos largos de hasta años y revivir o resucitar entre 12 y 72 horas después de las lluvias.

Observaciones:
Un ejemplar de Falsa Rosa de Jericó aparentemente seco se colocó en un plato con agua con las raíces hacia abajo, la planta comenzó a abrirse poco a poco hasta desplegar casi por por completo sus ramitas en el lapso de una hora.
 

Publicación: 16/04/2019 a las 18:32 - Última actualización: 18/04/2019 a las 22:28

 

Imágenes

Ranking de noticias

Encuesta

Conoce la actividad política de María Soledad Dibetto Gil?

 

Para comunicarse con nosotros: redaccion@infoazuldiario.com.ar - © Copyright 2003-2009 InfoAzulDiario - Todos los derechos reservados.

Diseño: MCF Estudios