Jueves 23 de Mayo de 2019 | 16:8
El clima en Azul

 

Azul: panorama político

Bailando por la plata

Por Carlos Comparato para diario "El Tiempo"

Del payaso brasileño que es diputado a la conducta de cierta dirigencia política argentina. Presupuestos: ¿hasta dónde el Poder Legislativo puede condicionar al Ejecutivo?
En Azul el proyecto prevé un incremento de la tasa urbana del 25 % y un 20% en los sueldos. En ese rubro se gastan 70 millones de pesos. Para obras públicas 16 millones. El 32 % es para Salud.
Dependencia de la provincia.

El payaso Tiririca es flamante diputado electo en Brasil.

Se trata de un personaje popular de la televisión y confesó no tener idea de lo que hace un legislador.

El viernes debió someterse a un examen de lectoescritura ante la Justicia Electoral para comprobar su grado de alfabetización. Si bien hizo los ejercicios aún no se pudo determinar sino se trata de un analfabeto funcional ya que podría leer o escribir pero sin entender el contenido.

Lo llamativo de todo esto es que el payaso fue el candidato que más votos recibió en la reciente elección brasileña.

Por fuera de otro tipo de análisis sobre el sistema democrático en estos países sudacas ¿cuántos Tiririca tenemos en las cámaras legislativas argentinas?

Pues si bien es cierto que los “ilustrados” que votamos en nuestro país (aunque siempre hay algún colado) saben leer y escribir resulta dudoso que todos entiendan de lo que se trata.

Lo que se dice “comprensión de textos”.

El show de Elisa, Aníbal y compañía

Luego de lo sucedido en la Cámara de Diputados de la Nación con el tratamiento del presupuesto la duda queda, con las disculpas a don Tiririca.

De sólo escuchar a Elisa Carrió, a legisladores radicales y del PRO intentando explicar ciertas conductas y pelearse entre ellos, queda en evidencia que el circo funciona a pleno.

Por supuesto que al espectáculo lo completa el “show de los mensajitos” por los celulares del compañero Aníbal y sus muchachos.

Esquivando por un momento esta visión histriónica del surrealismo de la política autóctona, va una pregunta preñada de ingenuidad. ¿Hasta dónde el Congreso o un Concejo Deliberante pueden condicionar el presupuesto enviado por el Ejecutivo?

Y no se trata de que este último poder haga lo que quiera con los dineros del Estado (no del gobierno de turno).

Da la impresión que la función del legislativo se remitiría más a recibir explicaciones del “cómo” que de los “porqué”. Hay decisiones que entran en el criterio político de quien gobierna aunque muchas veces se pueda estar en desacuerdo.

Y, claro, el estricto control y seguimiento del gasto debería ser la tarea central, tanto como el origen de los recursos, por parte del legislativo.

El debate que se viene

A uno le cuesta imaginar que en Azul, cuando llegue el momento del debate en el Concejo Deliberante del recientemente elevado proyecto de presupuesto municipal, aparezcan los mensajitos de texto o las ausencias sospechosas. Para la Banelco no hay margen.

El cuerpo deliberativo local no se caracteriza por sus habilidades y quedó evidenciado con el tema del consejo del salario de los municipales y el veto parcial del Ejecutivo. No sólo resultaba extemporáneo el tratamiento sino que hubo votos y abstenciones que cuestan entender. Se trataba, simplemente, de eliminar del texto la referencia a una ley provincial que condicionaba la participación de todos los gremios. Lo demás, como decía el fallecido dirigente justicialistas Vicente Leónidas Saadi era “pura cháchara”.

En el tema presupuestario, es legítimo que cada sector exponga su visión y, ya se podría anticipar, no será un paso sencillo para el Ejecutivo. En trazos gruesos, de un presupuesto de casi 147 millones de pesos, algo más de 20 millones son partidas que ya tienen afectación.

Pero también queda evidente la dependencia que tienen los municipios de la provincia. Alrededor del 65 por ciento son recursos que vienen de la coparticipación pero el elemento que se ha acentuado en los últimos años es el concepto de “presupuestos inflacionarios”. Este es uno de los debates que se dan en el plano nacional cuando el Gobierno achica la proyección de inflación pues es una herramienta que le queda para el manejo de los recursos.

Esta posibilidad no la tienen las comunas ya que, básicamente, dependen de la provincia en los números más importante.

Algunas aproximaciones

En ese contexto, el proyecto de presupuesto establece un 25 por ciento de incremento en la tasa urbana y un 30 en la vial. Como sucede desde hace tiempo la tajada más grande es para el área Salud que se lleva el 32 % y, de allí, el Hospital Pintos absorbe alrededor de 40 millones de pesos. Aquí hay una importante coparticipación esquema que no se repite, por ejemplo, para obras públicas con una cifra mucho menor que anda por los 16 millones sumando los cuatro millones y medio de un préstamo que entraría para pavimento.

Pero es indudable que el ítem que condiciona al presupuesto es el de los sueldos. Son unos 70 millones de pesos lo que significa un 55 % del cálculo de gastos y recursos. Este es un cuello de botella de difícil resolución. Los gremios que solicitan un incremento mayor al 20 % previsto frente a una planta inflada de personal.

Es un círculo vicioso donde todos están disconformes pero, ¿quién le pone el cascabel al gato? Los sueldos de la planta política inciden en un 3 % sobre el total pero es el argumento que utilizan los sindicatos

La crisis de Financiamiento

En realidad, el tema de fondo es un replanteo del modelo de gestión atado al desfinanciamiento que ha sufrido la Comuna en los últimos años. Las obras más importantes, a través de las distintas gestiones, tomando la de los intendentes Rubén César De Paula y Juan Barberena, por citar sólo el período democrático, fueron a través de líneas de créditos como, por ejemplo, el Programa de Fortalecimiento Municipal vía Banco Mundial.

Según datos de la Secretaría de Hacienda la incidencia actual de la deuda consolidada es sólo del 8,41 % del presupuesto mientras que en 1999 era del 52,50 y el déficit bajó del 19 al 8,16 % actual.

Claro que, cuando no se accede a empréstitos o no hay sintonía con los gobiernos nacional o provincial se cae en la sucesiva creación de fondos que terminan exprimiendo los bolsillos de los vecinos. Todos estos son temas interesantes para un debate serio y despojado de las miopías partidarias o las urgencias electorales.

Y bueno, mientras habrá que aguardar si el diputado Tiririca aprueba “comprensión de textos”…

 

 

Publicación: 15/11/2010 a las 02:22 - Última actualización: 17/11/2010 a las 23:17

 

Imágenes

Ranking de noticias

Encuesta

Conoce la actividad política de María Soledad Dibetto Gil?

 

Para comunicarse con nosotros: redaccion@infoazuldiario.com.ar - © Copyright 2003-2009 InfoAzulDiario - Todos los derechos reservados.

Diseño: MCF Estudios