Jueves 20 de Junio de 2019 | 3:57
El clima en Azul

 

Panorama Político

Rajaduras

Por Carlos Comparato para Diario El Tiempo

Incertidumbre en el Frente Cívico azuleño. El radicalismo podría ir solo a las elecciones. No se sabe qué pasará con el ARI. Quedaría el GEN, Vecinos por Azul y socialistas. El acuerdo de Alfonsín con De Narváez precipitó la crisis. El giro de la UCR y las consecuencias locales. Expectativas en el PRO y el kirchnerismo. José Inza lanzó su candidatura.

La fragmentación política que se da por abajo es la contracara de lo que sucede arriba.
Para que se entienda: mientras en las candidaturas presidenciales o a gobernador se deciden fórmulas únicas y alianzas impensadas para la próxima contienda electoral, en los distritos el desparramo es inevitable.
Faltaría que el socialista Hermes Binner defina su postulación para completar, prácticamente, la oferta de octubre suponiendo, claro, que Cristina Fernández de Kirchner vaya por la reelección.
Algo similar ocurre a nivel provincial y con definiciones más claras después del acuerdo entre Daniel Scioli y Sergio Massa.
¿Las llamadas elecciones primarias del 14 de agosto se reducirían a elegir el candidato a intendente de cada fuerza si es que llega más de uno?
¿Qué sentido tiene obligar a la ciudadanía a ir a votar y gastar millones de pesos cuando ya se perdió la substancia que dio origen a esa interna?
Sería un acto para convalidar al único candidato a Presidente o a gobernador de cada partido o frente y dejaría librado a la situación de cada ciudad la categoría de intendente.
Esto evidencia que la crisis del sistema de partidos en Argentina sigue vigente y lo que aparece son sólo maquillajes.
Partidos
unipersonales
El peronismo con su impronta de reproducción y adaptación ilimitadas se sumerge en cualquier escenario sin culpa.
La concepción verticalista de su construcción le evita algunos sinsabores y lo que aparece como fortaleza propia se transforma en debilidad en sus contrincantes.
Será por eso que fuera de la enorme carpa peronista lo que hay son reduccionismos de partidos convertidos, casi, en unipersonales.
La Unión Cívica Radical podría haber sido la excepción por su estructura pero también cayó en la lógica del PJ aunque no suele recoger los mismos resultados.
Que nunca se resfríen Elisa Carrió, Pino Solanas, Luis Juez, Margarita Stolbizer, Mauricio Macri o Francisco De Narváez por no seguir con los Duhalde y compañía. Sus sellos partidarios se esfumarían en el irreductible universo de la nada.
Alfonsín,
el pragmático
¿ Quizá esto podría explicar la pragmática decisión de Ricardo Alfonsín de ayuntarse con Javier González Fraga para que lo acompañe en la fórmula presidencial y De Narváez a la gobernación volcando a la UCR a una propuesta de centro derecha y más digerible para el establishment renegando de su acuerdo con el socialismo ?
Por supuesto que la suspicacia de que en estos entremeses está la mano de Duhalde es inevitable.
González Fraga, ex presidente del Banco Central en una etapa del gobierno menemista es actualmente asesor del Movimiento Productivo Argentino, un nutriente de pensamiento sustentado por Duhalde en el que no es ajeno el ex ministro Roberto Lavagna.
La decisión del radicalismo de correrlo al kirchnerismo por derecha deja en esas manos la bandera del progresismo además del lugar que ocupará, posiblemente, en la oferta de la centro izquierda el socialismo junto a Solanas en Capital Federal y Stolbizer en provincia.
La obsesión por vencer al kirchnerismo o llegar a una segunda vuelta presidencial empuja a inverosímiles alquimias.
El problema será el 23 de octubre a la noche si no se alcanza ese cometido.
Azul:
¿chau frente?
Todo este revoltijo provoca enormes repercusiones en cada distrito y Azul no es la excepción.
Hoy el llamado Frente Cívico o Progresista está más cerca de romperse que de continuar, por lo menos, con su composición original.
Cada día es más dificultoso su sostenimiento y no es porque la conducción del comité de la UCR , el GEN, Vecinos por Azul, Coalición Cívica y socialistas no quieran.
Las decisiones de la súperestructura los condicionan y los empujan a tomar caminos distintos con el riesgo que ello tiene.
Por supuesto que también se alimentan las especulaciones. Si se baja uno puede quedar el otro candidato.
Para traducirlo: si Leandro Prat se corre quedaría Carlos Vignau y viceversa.
Dirigentes cercanos a Prat confirmaron que éste sigue firme en su intención de pelear la intendencia y será orgánico al partido.
Desde el GEN se indicó lo mismo con respecto a Vignau.
La odisea que tiene este sector es que, de ganar la interna, tendría que compartir la lista con De Narváez y, hasta ayer, este era un menú que no estaba dispuesto a deglutir a no ser que se puedan habilitar listas colectoras a nivel local.
Un hombre del duclosismo se encargó de recordar que si el actual Jefe Comunal no logró ser seducido, en su momento, por Néstor Kirchner menos chances tendría el empresario colombiano.
Tampoco Omar Duclós tiene muchas certezas sobre su futuro ya que está atado a la alianza que resuelva el GEN con el socialismo.
A esta altura, el futuro del Frente Progresista está bordeado de sombras que llegan a todos los partidos que lo componen.
La UCR desembocaría en su interna entre Prat y Juan Sáenz, este último con una postura lejana al duclosismo.
Quedarían Vignau y Néstor Mansilla de la Coalición Cívica pero tampoco es seguro que puedan competir ya que el partido de Carrió no arregló con nadie en provincia y Nación y habrá que ver si permite acuerdos locales.
Dispersión
de candidatos
Este panorama de dispersión (de concretarse) debilitaría las chances de un frente que, de un candidato pasaría a tener dos o tres ofertas electorales.
Los otros protagonistas, en tanto, observan. En especial, Agustín Carus que, estando en el PRO, podría conjugar con De Narváez como para seguir aumentando el revoltijo.
El kirchnerismo se relame.
Anoche con el local de Luz y Fuerza colmado se concretó el lanzamiento de José Inza mientras Luis Conti hace su juego y Hernán Bertellys dice tener sus votos. ¿Se llegará a una interna? Quizá sí, quizá no.
Las disputas en sus entrañas no son pocas.
Pero la evidencia que amanece es que esta vez el justicialismo azuleño tendrá pocas excusas para explicar otro desliz electoral ante un horizonte de desparramo de candidatos y el final de un ciclo político.
Pero Azul, ya se sabe, es Azul y todavía falta un trecho importante para las elecciones.

Publicación: 06/06/2011 a las 01:06 - Última actualización: 07/06/2011 a las 01:50

 

Imágenes

Ranking de noticias

Encuesta

Conoce la actividad política de María Soledad Dibetto Gil?

 

Para comunicarse con nosotros: redaccion@infoazuldiario.com.ar - © Copyright 2003-2009 InfoAzulDiario - Todos los derechos reservados.

Diseño: MCF Estudios