Miércoles 26 de Junio de 2019 | 17:50
El clima en Azul

 

Olavarría - Escenario Político

" Ya no tengo la confianza que tenía en José "

Por Silvana Melo - El Polpular

De concejal en Saladillo pasó a secretario privado de Kirchner. Hoy quiere encabezar la lista de diputados de la Séptima. Su sector se alió con el PJ de Miguel Santellán y participó del lanzamiento de Adriana Capuano. Recuerdos de la Rosada y pelea interna con José Eseverri.

Tiene 38 años y hace algo más de siete saltó del Concejo Deliberante de Saladillo a la Casa Rosada. Pocos trancos se hacen con tanto desnivel. Hoy es el máximo referente en la Séptima del archikirchnerismo. En realidad, el Cristinismo de la juventud militante, la Cámpora y la Güemes. En su despacho actual de subsecretario de Relaciones Institucionales de la Jefatura de Gabinete -define a su jefe, Aníbal Fernández, como "un amigo"- Walter Abarca habló con EL POPULAR. Apenas horas antes de participar del acto de lanzamiento de Adriana Capuano como candidata a intendente por el PJ, con Gabriel Mariotto como principal figura invitada. Una mixtura poco entendible pero, en estas épocas, posible como tanta sociedad extravagante que pone en oferta la política.
Fue secretario privado de Néstor Kirchner durante sus cuatro años y heredado por Cristina en los dos primeros. Después se corrió porque "me iba de senador", dice, sonriendo. Es que en junio de 2009 él estaba seguro de ganar una banca en la lista que lo llevaba primero y testimonial a José Eseverri y segundo a él. Sin embargo, el Acuerdo Cívico se llevó las tres y los heridos arrastraban los harapos por ahí. La Presidenta ya lo había reemplazado y entonces fue a caer en la Jefatura de Gabinete donde ahora tiene su despacho, en el sexto piso de Belgrano y Diagonal Sur.
Su contacto constante con Kirchner le cambió la vida en lo que considera el período más estresante: "el primer año y medio fue tremendo. Perdí pelo, gané peso... y tenía que tratar a todos aquellos que había visto por fotos. Yo venía de ser concejal en Saladillo" y sigue sonriendo casi sin creerlo todavía. Levantar el teléfono y que del otro lado estuviera Anne Krueger -la presidenta del Fondo Monetario a la que Kirchner se negaba a atender- fue una de sus experiencias más alucinantes.
En la memoria le quedó la marca a fuego del horror de Cromañón. Cuando el Presidente decidió quedarse en el Calafate y esa actitud le valió la condena de los familiares. Cuando regresó, mandó a sus dos secretarios privados a atenderlos uno por uno. "Hoy muchos trabajan en la Rosada", sostuvo Abarca. Lo vio a Kirchner sufrir por el colon irritable y sostiene que su salud comenzó a resquebrajarse cuando estalló el conflicto del campo. "El creía que manejaba hasta su propio cuerpo. Le decía tomate esta pastilla y se la tomaba".
Walter Abarca, hoy enfrentado internamente con José Eseverri, recuerda "la primera vez que Helios y José vinieron a ver al Presidente. Yo los saludé porque los conocía y cuando se fueron Kirchner me preguntó: ¿los conocés? Yo le dije que sí y él: 'estos van a jugar con nosotros'. Yo, sabiendo del perfil ideológico de Helios le dije no... usted está loco... Era diciembre de 2003. En enero de 2004 él fue a Olavarría". Cuando "José me llamó para armar una reunión con Kirchner y me dijo que iba a jugar, yo me acordé de aquello que me parecía imposible".
En aquellos tiempos "había muchos que se morían por la foto, que prometían que iban a jugar para el kirchnerismo, que venían a buscar obras. Y después miraron para otro lado. Me acuerdo de Mariano Grau (senador del Acuerdo Cívico y ex intendente de 25 de Mayo), de Omar Duclós (Azul), se mataban por sacarse la foto con Kirchner. Yo era uno de los que le cuidaban las espaldas. Y me acuerdo de haber tenido que parar a unos cuantos que hoy son terribles opositores".
Marchita y confianzas
Walter Abarca ya se siente encabezando la lista de diputados provinciales por la Séptima Sección a la que también aspiran Miguel Santellán, Alicia Tabarés y el impulsado por José Eseverri y Patricio López Mancinelli.
Lejos de aquel espacio en el que Helios Eseverri soñó ser parte para darle el QEPD al peronismo, el kirchnerismo más puro y militante opta por alianzas como la de Olavarría, con el PJ más ortodoxo. Fue en Saladillo, para un cierre de listas que incluía a José Eseverri como invitado especial, que Aníbal Fernández vaticinó que los peronistas clásicos iban a tener que "meterse la marchita en el culo".
Abarca recuerda que "lo dijo por la llegada de José. Dijo que nadie los iba a correr por armar una concertación con radicales K. Y si lo querían correr, que se metieran la marcha en el culo". Después "se difundió con una lectura diferente y Kirchner nos levantó en peso cuando se enteró".
Quiere encabezar la lista pero anticipa que "soy un soldado" y va a estar donde se lo pidan. Pero está claro que esta vez parece ser su turno. A Isidoro Laso -el eterno bolivarense, funcionario de Scioli y referente de Santellán- Cristina le vetó la candidatura a diputado nacional por el penetrante olor a Duhalde que conserva. Quién sabe si en esas circunstancias tiene la fuerza como para imponer el nombre del mercantil en la lista. En cuanto a Tabarés, Abarca sostiene que "en la sección Alicia no tiene una construcción. No hay gente en la Séptima que dé la vida" por la diputada. Depende, asegura, "de que José decida sostenerla a cualquier precio como en 2007". Y ésa es, decididamente, una incógnita.
Aunque prefiere no emitir opiniones gruesas en épocas de negociación, no cree que Eseverri -con ese apellido- pueda ser un referente peronista. "Con la historia que tiene no le va a ser fácil... bienvenido si ahora se da cuenta de que es peronista".

-¿Cree que José Eseverri goza de la confianza de antes en el kirchnerismo a pesar de haber coqueteado con sectores alejados cuando se vino la caída?
-Varios vieron al kirchnerismo terminado. Los que se fueron no interpretaron lo que sucedía. Que ser kirchnerista era jugarse por una idea. Cuando perdió las elecciones, Kirchner a los 15 días dijo que se había perdido por no profundizar el modelo. Y lo profundizó. La confianza se construye. Y obviamente la van a tener los que pusieron el pecho. En el caso de José yo ya no tengo la misma confianza que tenía en él en otros momentos. Además, he tenido grandes discusiones con López Mancinelli -aquel a quien Eseverri apunta como candidato a diputado- porque lo he escuchado hablar en contra de la 125 y de la ley de medios ¿Cómo puede hacerlo sin el aval de José?

Publicación: 12/06/2011 a las 21:40 - Última actualización: 13/06/2011 a las 21:09

 

Ranking de noticias

Encuesta

Conoce la actividad política de María Soledad Dibetto Gil?

 

Para comunicarse con nosotros: redaccion@infoazuldiario.com.ar - © Copyright 2003-2009 InfoAzulDiario - Todos los derechos reservados.

Diseño: MCF Estudios