Comunicado: 25 de Noviembre: Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer

Opinión Por La Cámpora Azul -
Un año más nos encuentra unidas en lucha, visibilizando las violencias que sufrimos las mujeres en este sistema injusto y patriarcal.
dia-no-violencia
Comunicado: 25 de Noviembre: Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer

A lo largo de los años, hemos conquistado derechos, hemos ganado territorialidad y nos hemos empoderado, esas conquistas son las que profundizaron aún más la violencia contra nosotras, violencia proveniente de sectores privilegiados que nos acorralan en las calles escuchando nuestros gritos y reclamos, nos encierran en un abismo de femicidios, de impunidad y de dolor, entre más ámbitos conquistamos, más se nos estaca y se nos estigmatiza. 
Como militantes políticas no podemos dejar de reivindicar el camino de nuestras compañeras, aquellas que nos dieron la posibilidad de votar, que nos abrieron las puertas en un mundo de hombres y que dejaron la vida por la causa nacional, popular, democrática y hoy también feminista. 

Como mujeres, hemos emprendido esta militancia desde el amor y la empatía, sabemos recorrer el camino abrazando a aquellas que no pueden transitarlo, visibilizando el derecho inalienable por el reconocimiento de las tareas de cuidado, ese trabajo del que siempre tuvimos que hacernos cargo, pero por el cual nunca nadie nos reconoció nada, tareas que se nos impusieron como obligatorias sólo por ser mujeres. Fue hasta el 2020 que, desde determinados organismos de la administración nacional, nos reivindicaran el rol de cuidadoras, otorgándose a las madres un año de aporte por cada hijo. 

Este es un momento de reflexión, apelamos a la conciencia social, a darle real valor al rol de la mujer para el funcionamiento de la sociedad, de la economía, en la salud y en la educación; pero empecemos por nosotras mismas, a repensar qué lugar ocupamos en nuestras vidas, en nuestras familias y en los ámbitos que transitamos. 

Luchar contra las violencias, también es empoderarnos y defendernos, no podemos permitir que otras mujeres sean víctimas de ellas mismas y de su realidad. Si algo ha caracterizado siempre al feminismo es la lucha colectiva. No podemos ser las mujeres las que fomentemos el odio entre mujeres, no podemos ser nosotras las que sigamos replicando los discursos del odio que predominan en los medios y las redes, debemos ser conscientes que vienen por nosotras, que la derecha está detrás de esos mensajes y que a las primeras a las que van a llevarse puestas vamos a ser nosotras. Porque somos las mujeres las que primero dejamos de comer para poder alimentar a nuestros pibes cuando no tenemos con qué llenar la olla, somos las primeras que dejamos de cuidar nuestra salud, somos nosotras las que sufrimos las consecuencias de la doble y a veces hasta triple jornada laboral y encima con salarios mínimos, somos nosotras las que tenemos infinidad de trabas para poder acceder al mercado laboral, somos nosotras las que perdemos cuando gana el neoliberalismo. Podrán cambiarle el nombre, podrá ser Macri, Vidal, Larreta, Bullrich, o Milei pero el fin es el mismo, y no es justamente el de exterminar al peronismo, sino lograr las peores condiciones laborales, sanitarias, educativas, sociales que son las que se llevan puestos todos los derechos de las conquistas populares. 

Hacemos un llamado a la reflexión mujeres, compañeras, mamás, hijas, diversidades, les invitamos a pensar qué tipo de sociedad queremos construir, estamos inmersas en un mundo de odio que sólo fomenta la violencia y el resentimiento entre pares, pensemos que la felicidad de nuestros hijos y nuestras hijas, la felicidad del pueblo está en nuestras manos, construyamos juntas el mundo que queremos, abracemos la lucha de las compañeras que están dispuestas a poner el cuerpo y a dejar su vida por ésta causa, que no es ni más ni menos que la búsqueda para que reine en el pueblo el amor y la igualdad. 

Y en este sentido, no queremos dejarlo pasar, porque nos parece que este es un día para reflexionar, para pensar, en los hechos sucedidos el pasado 1° de septiembre, cuando intentaron llevar a cabo el magnicidio de la Vicepresidenta de la Nación. Les invitamos a pensar en los hechos de violencia política que viene sufriendo a lo largo de los años nuestra compañera Cristina Fernández de Kirchner, porque más allá de las cuestiones políticas e individuales de cada una, es necesario que dimensionemos éste hecho como un acto reactivo del poder patriarcal que quiere someter la fuerza política de una mujer, una mujer que le pese a quien le pese, después de Eva Perón, es el símbolo político más importante de la historia argentina de los últimos tiempos. Una mujer que de manera sistemática sufre las violencias de la intolerancia social, las violencias jurídicas del partido judicial, las violencias mediáticas del aparato hegemónico comunicacional, las violencias políticas que luchan y atentan contra cualquier símbolo de poder que no responda a los intereses del patriarcado. Cristina no solo es la conducción política del peronismo, Cristina representa la victoria de la mujer en un mundo pensado para los hombres, y eso es lo que les molesta, más que cualquier lucha por la igualdad o por la justicia social, les molesta que sea mujer, les molesta que nos conduzca una mujer. 

Para cerrar, queremos rendir nuestro humilde homenaje, a la compañera Hebe de Bonafini, fundadora de madres de plaza de mayo, militante incansable por los derechos humanos, una mamá que perdió a sus hijos y a su nuera sin haber podido encontrar nunca un lugar para poder llorarlos, una mamá a la que se le arrebato el derecho de abrazar, de cuidar, una mujer a la que se la quiso doblegar incontables veces pero que dio su vida por la búsqueda de la verdad, por mantener siempre viva la memoria y por nunca haber dejado de exigir justicia.

La Cámpora Azul
-Frente de Mujeres e Igualdad de Géneros-

Te puede interesar