Fernando Redondo Benito destaca que Azul se ha convertido en ejemplo internacional para la gestión cultural

El cervantista Fernando Redondo Benito, Caballero de la Muy Honorable Cofradía Internacional de Caballeros de Don Quijote, considera importante “realizar una reflexión colectiva, como memoria agradecida, de la consolidación de Azul como Ciudad Cervantina de la Argentina”
Fotografía Fernando Redondo Benito
Fernando Benito Redondo

“Azul, la Ciudad Cervantina de la Argentina, debe hacer un ejercicio de memoria agradecida por todos los acontecimientos vividos desde el año 2007, pero también realizar una reflexión colectiva de cómo se ha consolidado y convertido en ejemplo internacional para la gestión cultural y el desarrollo sostenible e integral”, así de categórico se muestra el cervantista Fernando Redondo Benito, Caballero de la Muy Honorable Cofradía Internacional de Caballeros de Don Quijote, al hablar de Azul y rememorar la entrega del título de Ciudad Cervantina, del que el principal valedor y quien realizó las gestiones internacionales precisamente fue Fernando Redondo.

 Durante estos años, el cervantista y poeta manchego ha seguido muy de cerca la evolución y trayectoria del título de “Ciudad Cervantina de la Argentina”, reconociendo que han existido dificultades e incluso riesgos, incluyendo momentos donde pudo retirarse el reconocimiento internacional, pero “Azul en su conjunto superó todo, afianzando la idea comunitaria de proyecto, fortaleciendo la unidad de acción, realizando actividades, demostrando las bases culturales, logrando verdaderamente que se antepusiera el concepto de desarrollo sostenible e integral, desde la cultura, que en Azul ha sido hablar de Cervantes y El Quijote, asumiendo como propio el coraje y la fuerza quijotesca para salir adelante”.

También destaca Fernando Redondo que, desde el primer momento, también hubo muchas dudas y recelos a un proyecto como el que presentaba Azul ante el resto del mundo, “pero fui consciente, cuando evaluábamos el proyecto y pedíamos consejo a otras ciudades cervantinas como Guanajuato o El Toboso, que Azul tenía una particularidad singular: el proyecto surgió en los centros educativos, en la calle, en los colectivos, en los medios de comunicación, surgió de una comunidad entusiasmada para avanzar y presentarse al mundo con una respuesta clara de desarrollo y de unión. Este, sin duda, fue el carácter más singular, además de los méritos culturales y académicos”.

El cervantista Redondo Benito, en el recorrido de Azul como Ciudad Cervantina de la Argentina, también considera importante que se ha caminado “desde la realidad y comprometidos con el bien común al margen de cualquier protagonismo personal”, y especialmente en estos momentos “el sentido de la realidad y el compromiso con la verdad debe ser la primera responsabilidad ética de toda la sociedad azuleña”.

Ante la pandemia que está viviendo en estos momentos toda la humanidad, desde España, Fernando Redondo pide “fortalecer la mirada desde la esperanza, que se planta frente a esta situación, porque esperanza significa confianza, significa creer en un mundo más colaborativo y más solidario, y eso en Azul ya está viviéndose gracias al desarrollo de la Ciudad Cervantina de la Argentina, os habéis anticipado con vuestra visión y compromiso, hagamos que lo descubra todo el mundo”.

“Tenemos ante nosotros una gran oportunidad – enfatiza Fernando Redondo – para refundar la Ciudad Cervantina de la Argentina, desde un nuevo pacto social, al que os convoco y en el que os acompañaré, que esté basado en la solidaridad y en la fraternidad; es el momento de dar un salto cualitativo para todos los proyectos que se están realizando en Azul, es el momento de priorizar la gestión cultural, que acompaña a todos por igual, que llega a todas las casas, que tiene en cada barrio el encuentro, que tiene en cada colegio y centro educativo su mejor embajada y sus mejores embajadores, que hace que todos seamos quijotes para superar la situación”.

 Como ciudadano honorífico de Azul, distinción que permanentemente agradecerá Fernando Redondo, resalta “la importancia de que todos los azuleños y azuleñas sean los artífices de una cultura de encuentro, impulsada como Ciudad Cervantina de la Argentina, porque ahora nos debemos unir para poner en primer lugar el interés de nuestra ciudad, de nuestro pueblo, de cada azuleño y azuleña, porque vamos a poder transmitir un mensaje de esperanza e ilusión, de ánimo y compromiso, a todo el mundo”.

Pide Redondo Benito que refundar la Ciudad Cervantina de la Argentina “se haga sobre tres principios fundamentales, como son el bien común, la dignidad humana y la solidaridad”. Poniendo especial énfasis en la solidaridad, “hago un llamamiento a las conciencias a una ética de la responsabilidad, porque el proyecto comunitario de Azul nos debe ayudar lo mejor posible para avanzar en el bien común, comprometiéndonos como comunidad”.

 "Nos sentimos orgullosos de todo lo que hemos avanzado en Azul, Ciudad Cervantina de la Argentina, los últimos años, pero la complacencia no debe ser un límite sino un impulso, no puede ser un quedarnos parados, al contrario, debe ser un motivo para impulsar y consolidar más aún el titulo que atesoráis como una responsabilidad, una oportunidad, un deber”, reflexiona el cervantista Fernando Redondo, “en ese camino siempre me vais a tener a vuestro lado, porque Azul es también familia mía, porque cada uno de vosotros sois parte de mi corresponsabilidad para avanzar colectivamente, porque cada iniciativa que hacéis la sigo con atención y cercanía, porque sois ejemplo, testimonio y baluartes de todo lo bueno que se puede hacer desde El Quijote y desde el cervantismo, seguid así, seguid trabajando y que las incertidumbres de estos momentos sea una ocasión para mostraros al mundo con iniciativas que superan fronteras, miedos y dudas”.

 Fernando Redondo asegura “la salud y la fortaleza del nombramiento de Azul, como Ciudad Cervantina de la Argentina, porque a nivel local lo estáis haciendo bien. Hoy respaldar vuestro trabajo no es solo un titular o una palmada de gratitud, no es solo eso, sino que hoy respaldar vuestro trabajo es reconocer que la decisión del año 2007 queda establecida como una de las decisiones culturales de más trascendencia cultural en todo el mundo, en un proyecto que se mantiene vivo, se mantiene activo, se mantiene gracias a vuestro coraje e ilusión”. Concluye, ante este nuevo aniversario de la Ciudad Cervantina de la Argentina, destacando que “soy un azuleño más, soy un quijote más de Azul, con vosotros vivo vuestras alegrías y vuestras esperanzas, pero también ahora quiero vivir vuestras preocupaciones, contad siempre conmigo, contad siempre con un defensor de vuestras iniciativas comunitarias y culturales de la Ciudad Cervantina de la Argentina, sois un ejemplo, no os detengáis, no os paréis, no bajéis la guardia: seamos siempre Quijotes azuleños”.

Te puede interesar